Publicidad:
La Coctelera

RECORDANDO AL IMPERIO INCA


CAMOVA
A PESAR DE QUE NOS ECONTRAMOS EN PLENO SIGLO xxi, NO SE PUEDE IGNORAR LO QUE REPRESENTÓ EN SU ÉPOCA EL iMPERIO INCA Y LO QUE NOS HA LEGADO. DETRÁS DEL IMPERIO EN SU CIVILIZACIÓN, ORGANIZACIÓN, POLÍTICA, CULTURA HAY MUCHAS COSAS QUE MERECEN TENERSE PRESENTE Y COMO ELLO LE AYUDÓ A TRANSFORMARSE EN UN MAJESTUOSOS IMPERIO QUE LE SUPO HACER FRENTE A PESAR DE LAS DIFERENTES CULTURAS A LOS INVASORES ESPAÑOLERS CON HIDALGUÍA
Se ha escrito al respecto, que desde aproximadamente 1450 a 1530, la costa occidental de América del Sur prosperó bajo un enorme imperio Inca. A su altura, se podía comparar a los Inca con la antigua sociedad romana. Los éxitos de los Inca (sus carreteras, su gobierno y su sistema de cuentas) les ayudaron a dominar una zona enorme de América del Sur. Construyeron caminos entre el reino de Ecuador hasta la frontera sur de Argentina y Chile, creando un extenso sistema de comunicación. A lo largo de cada camino había mensajeros o "chasquis" para llevar mensajes de un lado al otro con una eficiencia impresionante. La red de caminos contribuyó al gran éxito de los Inca, simplificando los esfuerzos del gobierno de controlar el imperio.
Images google.com. nos comenta que el gobierno era muy organizado y eficiente. Aunque los Inca no tenían un sistema de escritura, tenían un complejo método de cuentas y archivo llamado "quipu." El quipu era un sistema para grabar datos usando cordones con nudos. Los nudos indicaban las unidades de diez, cien, miles y diez de miles. Los cordones sueltos se sujetaban para que colgaran de un cordón más grueso (como una franja) para grabar datos como la cosecha y la capacidad de almacenamiento. Los quipus eran muy complicados y eran manejados por quipucamayocs o un contador. Para ver la diferencia entre los nudos y su significado, quipucamayocs usaban diferentes medidas y colores. Por ejemplo, un cordón amarillo significaba oro, uno blanco: plata y uno rojo: soldados.
Al igual que muchas otras culturas, la historia de los Incas se basaba en una historia de la creación. El comienzo de los Inca empezó con el dios de creación, Tici Viracocha, quien salió del río Titicaca. La gente que habitaba los alrededores había ofendido al gran dios, así que él destruyó a los habitantes y los convirtió en piedra. Después de esto, Viracocha creó el sol, la luna y nuevas formas de vida humana para distribuir a diferentes sitios a lo largo de la costa occidental de América del Sur.
Algunas de estas nuevas formas de vida se dirigieron a Cuzco, más tarde conocida como la ciudad grandiosa de los Inca. Desde el río Titicaca, Manco Capac se dirigió hacia Cuzco por cuevas subterraneas. Finalmente, llegó con sus hermanos y todas sus esposas/hermanas a la cueva Pacariqtamba en el Valle de Cuzco. Después de derrotar a sus tres hermanos, los que se convirtieron en piedra después de la muerte, y después de llevarse a las esposas de los hermanos, Manco Capac se convirtió en el primer gobernador de los Inca. De él, descendieron todos los gobernadores de los Inca.
La piedra era el material más importante para construir las estructuras de los Inca, pero también tenía otro gran significado. La piedra fue muy importante en la historia de la creación de los Inca. Dentro de la piedra vivía el espíritu o poder que tenía la capacidad de convertirse en hombre o vice versa. Por esta razón los Inca adoraban las piedras y apreciaban la sustancia actual en vez de lo que so podría construir con piedras. Por ejemplo, "huacas" o piedras sagradas aparecen en la historia de la creación. Cuando todos los hermanos de Manco Capac se convirtieron en piedras, los restos eran considerados como huacas. Aya Auca, el tercer hermano de Capac fue renombrado Cuzco Huaca y fue él, el que cuidaba el campo de Cuzco. También, durante la guerra contra los enemigos de los Inca, conocidos como "Chanca," uno de los gobernadores más poderosos del imperio, Pachacutec, rezó a los dioses, y las piedras se transformaron en una fuerza de soldados y que derrotaron a los Chanca.
Se comenta, que tenía un serio respeto por la piedra y sus poderes lo que dio lugar a su dominio y pericia con la albañilería. Usaban piedras de tamaños inusuales y las pegaban sin ningún pegamento para hacer paredes; las piedras estaban tan bien situadas que una hoja de papel no se podía poner entre estas. La superficie era tallada lisa y sin ángulos rectos para que parecieran que estaban vivas. Este albañil detallado se puede ver en Machu Picchu, "La ciudad perdida de los Inca." Esta antigua ciudad está situada encima de una montaña de 8.000 pies de altura, y está prácticamente en la forma que estaba cuando vivían allí los Inca. Por causa de su altura y localización, los conquistadores españoles nunca encontraron Machu Picchu.
Sorprendenmente, todavía se encuentran los templos con paredes grandes de granito, esculpidos artísticamente que demuestran la pericia de los Inca. Machu Picchu se considera el mejor ejemplo y el mejor conservado de albañilería del imperio Inca.
Otro ejemplo de la aptitud que tenían los Inca con piedras es Sacsahuaman. Los Inca describieron Cuzco como un puma o un león de las montañas con Sacsahuaman como su cabeza. La antigua fortaleza en Cuzco era posiblemente un almacén que contenía cosas como armas, ropa, y grandes cantidades de joyas, oro y plata. Es muy probable que tardaron varias generaciones en terminar esta inmensa estructura que demuestra un trabajo muy delicado y fino de piedras en las paredes.
En la sociedad inca, la tierra pertenecía a toda la comunidad y se distribuía entre los ayllus, para su explotación. El Inca otorgaba a cada ayllu el derecho de usar en su beneficio una parte de la tierra. Cada año, los curacas la repartían entre las diferentes familias, en parcelas cuyo tamaño dependía de la cantidad de miembros, asegurando una alimentación suficiente para todos.
Las tierras reservadas para los nobles también debían ser trabajadas por el resto de la población, pero, en este caso, tenían la obligación de entregar la cosecha a los funcionarios del imperio, quienes la almacenaban en graneros o colcas. Con esos granos se alimentaba a los nobles y a sus servidores. Además, si en una región había sequía, plagas de insectos u otros problemas, y se perdía una cosecha, al año siguiente las autoridades repartían parte de esas semillas a los ayllus para que pudieran realizar una nueva siembra.
Aunque la agricultura era la actividad más importante, existían también trabajos especializados, como la fabricación de ollas de barro, objetos de metal, joyas o tejidos.
Formar parte del Tawantinsuyu, y no ser del grupo noble, implicaba la obligación de pagar tributos, que no eran en especie (es decir, en productos) sino en trabajo.
La obligación de trabajar para los nobles podía ser periódica o permanente. Las tareas que se realizaban por turnos se llamaban mitas. La mita tenía una duración variable (el tiempo que duraba la cosecha o la construcción de un puente, palacio, fortaleza, carretera empedrada o canales de riego) y la cumplían los hombres casados mayores de 18 años y menores de 50. Estas obligaciones laborales eran controladas por los curacas. Cuando los trabajadores que cumplían con la mita ("los mitayos") terminaban su turno, volvían a sus casas y se dedicaban a sus propias actividades, hasta que les tocara el siguiente turno. Por su parte, el servicio militar era cumplido por hombres de todos los pueblos del imperio, que enviaban, por turno, una cantidad de soldados para las guerras de conquista o para la defensa de las fronteras.
En las tierras de los nobles y en sus palacios trabajaban familias traídas por el Inca desde distintos lugares del imperio. A diferencia de los mitayos, se quedaban para siempre en las tierras del Inca y se los llamaba yanas o yanacona
Se agrega, que
Fue el inca un pueblo de agricultores avanzados: para cada zona desarrollaron una estrategia que permitía obtener el máximo provecho. Utilizaron andenes o terrazas de cultivo para aprovechar las laderas de los cerros, camellones o waru waru en zonas altas inundables, irrigaciones, etc. Es destacable la existencia de un arado de pie conocido como chaquitaclla. Los cultivos más importantes fueron la papa (patata) y el maíz, además del ají, la chirimoya, la papaya, el tomate y el frijol. Las llamas fueron los animales básicos de transporte; también se domesticaron las vicuñas y alpacas por su fina lana. Otros animales domesticados fueron guanacos, perros, cobayas y ocas. Las principales manufacturas incas fueron la cerámica, los tejidos, los ornamentos metálicos y las armas con bellas ornamentaciones. A pesar de no contar con caballos, ni vehículos de ruedas, ni un sistema de escritura, las autoridades de Cuzco lograron mantenerse en estrecho contacto con todas las partes del Imperio. Una compleja red de caminos empedrados que conectaban las diversas zonas de las regiones, permitía esta comunicación; mensajeros entrenados —los chasquis—actuando en relevos, corrían 402 Km al día a lo largo de esos caminos.
Los registros de tropas, suministros, datos de población e inventarios generales se llevaban a cabo mediante los quipus, juegos de cintas de diferentes colores anudados según un sistema codificado, que les permitía llevar la contabilidad. Botes construidos con madera de balsa constituían un modo de transporte veloz a través de ríos y arroyos.
Fuera de los incas no existía nada, porque nada debía existir". Así se presentaban los incas, en aquellos tiempos, según sus propios "historiadores" a los pueblos conquistados. Nada se decía de las culturas anteriores a ellos, como tampoco sobre la historia de los pueblos sometidos.
Los dioses principales de los incas eran el Sol y su hermana, la Luna. Al dios Sol dedicaron grandes ceremonias, porque de él dependía el calor, la vida de los hombres y el desarrollo de todas las cosas vivas. Según señalan sus relatos, el Sol, en figura de un hombre muy resplandeciente, llamó a Manco Cápac, el mayor de los incas, y le dijo: "Tu y tus descendientes serán señores y deberán sujetar muchos otros pueblos, me tendrán por su padre y se enorgullecerán de ser mis hijos".
Los incas respetaron a los dioses de los pueblos sometidos y a sus lugares sagrados, o huacas, pero impusieron a los suyos como dioses principales.
Para conseguir que el dios Sol y los demás dioses fueran generosos con ellos y los protegieran, realizaban ofrendas de diferentes tipos. Al Sol, por ejemplo, se le ofrecía maíz, hojas de coca, caracoles, ropa fina (que se quemaba en su honor) y el sacrificio de llamas.
El culto a los antepasados era un aspecto central de la religión inca. Al morir, los Incas nobles eran momificados y pasaban a ser figuras sagradas llamadas malquis.
Por último se señala, que cuando un nuevo emperador comenzaba su reinado, se celebraba una gran ceremonia pública en la cual el monarca se colocaba una vincha que señalaba su nuevo rango. Esta vincha tenía unos 10 cm de ancho y estaba adornada con canutillos de oro y borlas rojas; además se le agregaban dos plumas de algún pájaro exótico.
Las vestimentas y adornos del emperador seguían la misma línea de los que usaba el resto de la población, pero la diferencia consistía en que eran más ricas y refinadas, las ropas las confeccionaban exclusivamente para él las "mujeres escogidas". Los adornos de oro que usaba el monarca en las orejas eran más grandes y de mejor calidad que los que llevaban otros nobles.
El monarca visitaba todos los puntos del imperio tan frecuentemente como podía. Se construían unas casas especiales a lo largo del camino por donde él debería pasar, de modo que tuviera lugares cómodos para hospedarse. Al igual que su pueblo, el monarca dormía en el suelo, pero sobre un acolchado de algodón y cubierto con mantas de excelente calidad.
Cuando moría el emperador, alguna de sus esposas y sirvientes se ofrecían para seguir a su señor al otro mundo. Entonces se celebraba una fiesta, se bebía en abundancia y luego se los estrangulaba. El cuerpo del emperador recibía un tratamiento especial para su preservación, y después era envuelto cuidadosamente en finas telas. La "momia" era cuidada y servida del mismo modo y con el mismo respeto que si se tratara de una persona viva.
Una vez por año, en el Gran Festival del Sol, se realizaba una procesión en la cual se acarreaban las momias de todos lo emperadores.
Dominando el río Urubamba, al noreste de Cuzco, se eleva la montaña de Machu Picchu que ha dado nombre a uno de los restos arqueológicos más sorprendentes e importantes que se han descubierto en América Latina. En un estrecho cerro entre los picos de Machu Picchu y Huayna Picchu se erige el más sobrecogedor y enigmático de todos los templos Incas. Tendríamos que remontarnos al siglo XV para saber cuando fue construida la ciudad y el templo. Todo es inexacto, ya que existen varias opiniones. Las ruinas de la ciudad de Machu Picchu son un notable ejemplo de la arquitectura incaica, además de ser el secreto mejor guardado de los Incas, ya que los antiguos peruanos no dejaron huellas o rastros de ella y no se le menciona en textos españoles de la época. Las ruinas de los templos y las viviendas de la ciudad muestran un extenso sistema de acueductos y fuentes. Poco se conoce de los habitantes de Machu Picchu, de los que se piensa que pudieron perecer debido a una epidemia o al quedar aislados mientras buscaban refugio durante los conflictos previos a la caída del imperio inca.
Desde los tiempos de la conquista española, numerosos y variados exploradores y aventureros se lanzaron con entusiasmo a la búsqueda de ciudades perdidas en el interior de las selvas de Perú, aguzados y estimulados por varios mitos. El lugar es prácticamente intransitable, se avanza corriendo el peligro de incluso perderse.
Posteriormente con el tiempo, se han ido descubriendo varias ciudades perdidas en la jungla. El profesor y arqueólogo estadounidense Hiram Bingham tuvo la fortuna y el honor de revelar al mundo en 1911 este tesoro de la civilización inca.
El hecho de que los colonizadores españoles no hubieran dado con este espectacular monumento en tres siglos de permanencia en el Perú y de que permaneciera oculto a los propios peruanos durante casi cien años de independencia, a pesar de su accesibilidad - a 2.700 metros de altura -, de que aún hoy no se haya podido precisar cual fue la finalidad de su levantamiento, unido a las enormes dificultades con que debieron enfrentarse los quechuas para el transporte de los grandes bloques que se emplearon en su construcción, determina que el Machu Picchu haya adquirido un misterio que lo hace más interesante y atrayente a los ojos de los todos los turistas.
Los restos de la ciudad cubren unos 13km2 de terrazas construidas en torno a una plaza central y conectadas entre sí mediante numerosas escaleras. La mayoría de los edificios, se calcula un total de más de 150 viviendas, son casas de una sola habitación (en la actualidad sin su correspondiente techo), dispuestas en torno a patios interiores. Algunas de las estructuras más grandes fueron utilizadas para ceremonias religiosas. Está construida integramente con bloques de piedra encastrados, sin ningun tipo de argamasa o cemento. Dos de los edificios más destacados son la Casa de la Ñusta, que pudo ser una zona de baños y de la que se conservan varias puertas trapezoidales con enormes dinteles; por otro lado, es famoso el Intihuatana, u observatorio astronómico que se levantó en uno de los lugares más estratégicos, desde donde los incas pudieron estudiar los movimientos del Sol. Todas esas estructuras se caracterizan por una gran habilidad constructiva y una hermosa artesanía.
Varias son las teorías que hay para intentar dar una explicación coherente a las preguntas que plantea el Machu Picchu, entre las que no faltan respuestas de desbordada imaginación, probablemente a causa del impresionante paisaje - de densa vegetación y escarpados cañones - y de la propia estructura de esta magna construcción inca, así como por la incapacidad de la moderna ciencia para desvelar sus misterios.
Algunos apuntan que su construcción se debió a la necesidad de contar con una fortaleza oculta que les permitiera enfrentarse con los españoles; en este sentido se afirma que se lo utilizó como acuartelamiento. Otros lo han calificado como una ciudad de vestales a causa de los restos que se han hallado, casi exclusivamente de mujeres. Lo cierto es que sus templos, nichos, viviendas, su observatorio solar y todo el complejo de Machu Picchu, con sus grandes escalinatas y extensas explanadas, siguen desafiando al tiempo desde su majestuoso emplazamiento y constituyen una palpable realidad.
"Fuera de los incas no existía nada, porque nada debía existir". Así se presentaban los incas, en aquellos tiempos, según sus propios "historiadores" a los pueblos conquistados. Nada se decía de las culturas anteriores a ellos, como tampoco sobre la historia de los pueblos sometidos.
Los dioses principales de los incas eran el Sol y su hermana, la Luna. Al dios Sol dedicaron grandes ceremonias, porque de él dependía el calor, la vida de los hombres y el desarrollo de todas las cosas vivas. Según señalan sus relatos, el Sol, en figura de un hombre muy resplandeciente, llamó a Manco Cápac, el mayor de los incas, y le dijo: "Tu y tus descendientes serán señores y deberán sujetar muchos otros pueblos, me tendrán por su padre y se enorgullecerán de ser mis hijos".
Los incas respetaron a los dioses de los pueblos sometidos y a sus lugares sagrados, o huacas, pero impusieron a los suyos como dioses principales.
Para conseguir que el dios Sol y los demás dioses fueran generosos con ellos y los protegieran, realizaban ofrendas de diferentes tipos. Al Sol, por ejemplo, se le ofrecía maíz, hojas de coca, caracoles, ropa fina (que se quemaba en su honor) y el sacrificio de llamas.
El culto a los antepasados era un aspecto central de la religión inca. Al morir, los Incas nobles eran momificados y pasaban a ser figuras sagradas llamadas malquis.

CURIOSIDADES SOBRE MOZART


CAMOVA
Todo extraordinario músico ha dejado anecdotas, curiosiddes que manifiestan atgributos propios de su personalidad , además de que nos permite conocer más sobre él, idependientemente de su genialidad proyectada en sus grandes obras.
Afortunadamente quienes se han identificados con ellos han recolectado informaciones que compartimos con el lector para adentrarse más en lo que representó su tránsito.
Ahora debajo del arbusto del caminante lo invitamos a leer algunas de ellas que hemos seleccionado a fin de que las disfrute.
Empezamos con Wolfgang Juan Crisóstomo Amadeo Mozart
Wolfgang Amadeus Mozart fue un niño prodigio. Este compositor austríaco nació en Salzburgo el 27 de enero de 1756 y sus prodigiosas dotes musicales fueron pronto observadas por su padre. A los seis años, Mozart ya era un intérprete avanzado de instrumentos de tecla y un eficaz violinista, al mismo tiempo que demostraba una extraordinaria capacidad para la improvisación y la lectura de partituras.

Acompañado por su hermana y su padre, realizó su primera gira, tal y como hacen ahora los músicos y cantantes, por toda Europa, interpretando conciertos de piano y violín, logrando un éxito considerable.

Unida a su capacidad para la música, desarrolló un extraordinario sentido del humor que le acompañó durante toda su vida. Mozart tenía una enorme nariz capaz de competir con la de Cyrano de Bergerac. Pero según cuentan, no le importaba que se bromeara con su apéndice.

  • Se dice de Wolfgang Juan Crisóstomo Amadeo Mozart (Salzburgo, Austria, 1756 - Viena, Austria, 1791), que no sabía si inclinarse por la música o por a las matemáticas, pues era extraordinario en ambas disciplinas, tenía la mejor memoria que ser humano alguno haya poseído, según mencionan las crónicas de la época. Se le podía decir un número de cuarenta y ocho cifras que lo memorizaba y jamás lo olvidaría.
    En ocasión en que al Emperador José II de Habsburgo le obsequiaron una sonata para piano -el día en que el gobernante conoció a Mozart - el monarca quiso donársela al músico.
    El joven Mozart abrió las páginas de la composición, las vio solamente una vez y le dijo al Emperador que Su Majestad la conservara, alegando que ya las había memorizado por completo.
    Ante el rostro, entre asombrado e impávido del gobernante, el autor de la "Pequeña música nocturna" para demostrarlo tomó un piano y ejecutó la melodía que el Emperador le ofrecía, al derecho y al revés ante el silencio y la admiración de toda la corte Imperial.
  • A Mozart le encantaba tener perros, gatos y pájaros como mascotas. De pequeño tenía un perro que se llamaba Pimperl y que les acompañó en su primer gran viaje, no se separaba de él. También tuvo un pájaro estornino que podía cantar el tema principal del último movimiento de su Concierto para piano nº 17.

  • Algo que llamaba muchísimo la atención de nuestro músico era su risa pues era muy aguda y estridente y podía llegar a ser, en determinados momentos, algo “ofensiva”.

  • En Roma (1770) Mozart y su padre asistieron a la interpretación del Miserere del compositor Alegri en la Capilla Sextina. Esta obra no se podía copiar y sus partituras no podían salir del Vaticano, pero Mozart, después de escuchar la obra, volvió a casa y la transcribió de memoria y sin fallar ni en una sola nota. Toda Roma conoció este hecho y, el Papa lejos de castigarle le entregó una condecoración: La Espuela de Oro. Mozart sólo tenía 14 años.

  • Un instrumento que le encantaba a este gran compositor era el clarinete sin embargo, no soportaba el sonido de la flauta, “lo único peor a una flauta, son dos”, solía decir el músico. De hecho los conciertos para flauta que escribió fueron todos por encargo, hasta que por primera vez sustituyó este instrumento por el clarinete, y creó el fantástico Concierto para Clarinete K 622. A partir de entonces empezó a considerarse este instrumento dentro de las orquestas.

  • El misterioso número 3. Se sabe que Mozart fue Masón y en la masonería el número 3 es muy significativo. Por eso Mozart inundó muchas de sus obras con este número. Así, en la Flauta Mágica, aparecen 3 hadas, 3 niños conducen al protagonista por el bosque, 3 instrumentos mágicos, 3 pruebas, 3 cualidades del protagonista, 3 templos,…

  • Durante una fiesta, Mozart se apostó con Haydn una caja de champán a que no era capaz de tocar a primera vista una pieza que había compuesto esa misma tarde. Haydn aceptó la apuesta y empezó a tocar. Tocó con firmeza los primeros compases y luego, se quedó paralizado: no podía continuar porque tenía las dos manos a ambos extremos del teclado y la partitura decía que había que hacer sonar una nota en el centro del pentagrama. Haydn reconoció su derrota. Mozart, ocupó su lugar en el teclado y cuando llegó la nota fatídica se inclinó hacia delante y tocó con la nariz.

  • A Mozart le interesaban todos los juegos. Conocía muchos trucos y le gustaba el billar, los bolos, la farsa, la esgrima y andar a caballo.

  • En Roma (1770) Mozart y su padre asistieron a la interpretación del Miserere del compositor Alegri en la Capilla Sextina. Esta obra no se podía copiar y sus partituras no podían salir del Vaticano, pero Mozart, después de escuchar la obra, volvió a casa y la transcribió de memoria y sin fallar ni en una sola nota. Toda Roma conoció este hecho y, el Papa lejos de castigarle le entregó una condecoración: La Espuela de Oro. Mozart sólo tenía 14 años.

  • Un instrumento que le encantaba a este gran compositor era el clarinete sin embargo, no soportaba el sonido de la flauta, “lo único peor a una flauta, son dos”, solía decir el músico. De hecho los conciertos para flauta que escribió fueron todos por encargo, hasta que por primera vez sustituyó este instrumento por el clarinete, y creó el fantástico Concierto para Clarinete K 622. A partir de entonces empezó a considerarse este instrumento dentro de las orquestas.

  • Wolfgang Amadeus Mozart y Constanze Weber tuvieron 6 hijos de los que sólo sobrevivieron 2: Karl Thomas y Franz Xaver.

  • Una vez, en una taberna de Viena, un pobre le pidió dinero y él, como no lo tenía, cogió un papel y compuso un Minueto allí mismo: “Tenga –le dijo-, no tengo dinero, pero si va con este papel a mi editor, puede ser que le dé algunos céntimos”.

  • Un amigo de Mozart explicó que, un día, mientras jugaban al billar, Wolfgang iba silbando sin parar. Silbaba una melodía, se quedaba parado, y la retomaba otra vez introduciendo algún cambio. Qué sorpresa para sus amigos cuando asistieron al estreno de La flauta mágica y descubrieron que aquello que silbaba mientras jugaba al billar eran los temas principales de la ópera, es decir, que mientras hacia rodar las bolas sobre la mesa de billar, ¡estaba componiendo su ópera más famosa! Por desgracia también fue la última.

  • Sobre la capacidad memorística que Mozart tenía para la música, se cuenta que un día, cuando le faltaba poco para morir, Schikaneder le sorprendió escribiendo el Requiem, en lugar de La flauta mágica que estaba encargada antes y tenía la fecha de estreno ya comprometida. El empresario teatral se desesperó e increpó a Mozart: ¿Dónde está mi música?. Mozart señaló su cabeza y dijo: “Aquí es donde la tengo, todo lo demás son sólo garabatos y más garabatos en la partitura

  • Mozart expresó a veces su indignación contra algunos artistas contemporáneos:
    “Tiene uno que indignarse con vosotros, diletantes, porque siempre os ocurre una de estas dos cosas: o no tenéis pensamientos propios y cogéis los ajenos; o tenéis pensamientos propios y no sabéis qué hacer con ellos

  • Siendo Mozart un adolescente, se le acercó un muchacho de su edad y le preguntó cómo se componía una sinfonía. Mozart le contestó que aún debía dejar pasar muchos años de aprendizaje antes de intentarlo. El joven, irritado con la respuesta le objetó: “Pero tú ya componías a los diez años”. Mozart, imperturbable contestó: “Sí, pero no tenía que preguntar cómo”

  • A Mozart no le gustaba el sonido de la flauta. Llegó a decir: “Lo único que es peor que una flauta son dos”. Las piezas que compuso para este instrumento fueron siempre por encargo. En un momento determinado sustituyó la flauta por el clarinete, instrumento que sí le encantaba, sobre todo después de haber sido ampliadas sus posibilidades por un clarinetista de la época que añadió unas llaves al instrumento para aumentar su versatilidad. A partir del concierto para clarinete K.622, de Mozart, empezó a utilizarse este instrumento en las orquestas

  • Una muestra de la prodigiosa memoria musical sería la anécdota ocurrida cuando contaba con tan sólo catorce años, durante un viaje a Roma con su padre. Este pidió a la Biblioteca Vaticana la partitura del Miserere, de Gregorio Allegri, compositor del siglo XV, que sólo se cantaba en Roma durante la Semana Santa . Le denegaron la partitura porque estaba considerada como exclusiva y no se permitía su difusión.
    Al día siguiente, el adolescente Mozart acudió a la iglesia donde se ejecutaba la pieza y tras escucharla, volvió a su hotel y la reprodujo totalmente. Sólo necesitó volver al día siguiente para hacer algunas correcciones. La pieza dejó de ser secreta desde entonces.

  • Se cuenta que Mozart antes le caía mal al Papa, y pues en ese tiempo el Papa era algo importantisimo , todos asi adoraban a mozart pero no al papa y por lo tanto la iglesia, pero como a Amadeus no le convenía caerle mal al Papa se la ingenio para resolver el asunto. Habia una obra musical sacra en el Vaticano, que nunca habian salido las partituras fuera del Vaticano, era importantisimo(no recuerdo cual es, si alguien lo sabe, por favor recuerdeme) y no salía del vaticano porque no querian que saliera y punto, entonces un día Mozart no se bien como se infiltró y escuchó esa obra, la escuchó de principio a fin solo una vez, regresó a su casa y de solo haberla escuchado una vez con atención y de puro odo la escribió completita sin error alguno(y no estaba tan corta que digamos)(solo un genio musical hubiera podido hacerlo) y regresó al Vaticano con esta escrita en sus manos y le dijo al Papa que alguien habia robado esos escritos del Vaticano y que el mismo la habia recuperado y traído de vuelta para su "santidad" y fue entonces como Mozart obtuvo el favor del Papa.

  • El actor francés Gerard Depardieu asegura que Mozart le quitó la tartamudez a su hijo; en internet hay cientos de casos de madres que aseguran que sus hijos con autismo han mejorado por la misma causa; asimismo hay anécdotas similares en epilepsia, acné, depresiones y hasta de quienes sufren de Alzheimer.